Carretera de Barcelona 135‎, 08290 Cerdanyola del Vallés, Barcelona
info@puertas-metalicas.es

Tipos de vallas metálicas: Cuáles son y cuándo emplearlas


 

Conocer los tipos de vallas metálicas más usuales es clave para hacer una buena elección. Las vallas metálicas suelen utilizarse para perimetrar y delimitar espacios como jardines privados, viviendas con terrenos, recintos deportivos o espacios al aire libre de restaurantes y hoteles rurales, entre otros. Pero no todos los tipos de vallas metálicas ofrecen la protección deseada. Elegir la adecuada en cada caso es esencial para evitar sustos, problemas y disgustos.

Tipos de vallas metálicas más usuales

Mallas de simple torsión

tipos-de-vallas-metalicas-valla-simple

Este tipo de vallas metálicas son muy económicas y fáciles de instalar, pero su uso se reduce prácticamente a perimetrar una zona. No es ni muy estable, ni muy segura. Además, se puede ver a través de ella, y en cuanto a la estética, no es interesante para zonas residenciales.
Sin embargo, puede ser una buena opción para delimitar un terreno rural a modo informativo. El visitante sabrá que es un área privada. Pero si así todo quiere acceder a su interior, tendrá muy fácil hacerlo.
¿Dónde emplearlas? En áreas extensas en los que las exigencias de privacidad y seguridad no sean relevantes. Son válidos para terrenos con una orografía complicada, con elevaciones y depresiones del terreno.

Mallas de triple torsión

Estéticamente pueden parecerse a las anteriores aunque son algo más fuertes y su precio es ligeramente superior. Al carecer de nudos de fijación, se utiliza mucho en cercados de animales porque estos no pueden dañarse contra ella. También son muy utilizados como malla de seguridad en zonas de desprendimientos.
A nivel residencial o de protección contra intrusos, estos tipos de vallas metálicas no son interesantes. Porque cualquiera podría con facilidad acceder al recinto solo con una buena cizalla, no son estéticamente atractivos y permiten la visión del recinto desde el exterior.

Mallas electrosoldadas

tipos-de-vallas-metalicas-piscina

Este tipo de valla metálica tiene como principales ventajas que es muy ligera, es fácil de manipular y tiene buena adherencia al hormigón. No es bonita ni permite privacidad, pero es una buena opción para extensiones grandes o para delimitar espacios dentro de una fina privada. O para delimitar áreas públicas como terrenos de juego o espacios de recreo.
Estos tipos de vallas metálicas pueden estar fabricados con distintos materiales y de ello depende principalmente su precio.

Mallas ganaderas

Su nombre deja claro el tipo de uso recomendado para estos tipos de vallas metálicas. No son interesantes para áreas residenciales. Pero son resistentes, económicas y muy adecuadas para delimitar terrenos cinegéticos o habitados por ganado.

Paneles rígidos metálicos

En comparación con los anteriores tipos de vallas metálicas comentadas, estos paneles rígidos de metal son estéticamente más atractivos. Su precio y seguridad frente a intrusos también son mayores.
Se trata de un tipo de vallado muy resistente y duradero. Su uso es muy frecuente en zonas urbanas como cercados de patios de colegio, piscinas descubiertas o recintos deportivos al aire libre, entre otras.
Lo mejor de estos tipos de vallas metálicas es su relación resistencia/precio. También es interesante como elemento perimetral y disuasorio para intrusos. Por contra, no ofrece verdadera privacidad salvo si se acoplan a los paneles mallas vegetales o setos densos y altos.

Vallas residenciales metálicas

tipos-de-vallas-metalicas-casa

Es complicado hablar de los distintos tipos de vallas metálicas residenciales como si fueran un tipo único. Aunque tienen muchos puntos en común, también existen diferencias muy importantes entre unas y otras.
Este tipo de vallas están específicamente indicadas para áreas residenciales, como su propio nombre indica. Son estéticamente atractivas para este uso. Aunque algunas sean más sobrias y otras más artísticas.
Puedes encontrar vallas residenciales metálicas clásicas, muy resistentes, que permiten una elevadísima privacidad y una gran protección frente a intrusos. Otras son más sencillas. En algunos casos van unidas a hormigón, piedra u otros materiales. Ya sea por estética o por funcionalidad.
De factores como el material del que están hechas, su forma, tamaño o diseño variará su precio.
En estos tipos de vallas metálicas residenciales es interesante distinguir dos utilidades:

  • Las vallas metálicas residenciales exteriores. Son las que delimitan el terreno privado o separan este de la vía pública.
  • Las vallas metálicas residenciales interiores. Estas pueden utilizarse como elemento de seguridad interior. Por ejemplo, perimetrando una piscina para evitar accidentes infantiles.

La gran variedad de estos tipos de vallas metálicas complica su definición. Para elegir la adecuada tendrás que tener claros tus requerimientos. Así, deberás valorar cuestiones como su resistencia, si permiten privacidad, si dejan pasar la luz o son totalmente opacos o su seguridad frente a intrusos.
Si estos son los tipos de vallas que te interesan por su utilidad, una buena decisión es consultar a los profesionales del sector qué tipos predeterminados existen y cuáles son las posibilidades de personalización. También es interesante conocer los diseños exclusivos que pudieran servir para tu espacio y requerimientos concretos.

Estos son los tipos de vallas metálicas más usuales. Conocer sus principales características y usos te ayudará a saber cuál es el más indicado para cubrir tus requerimientos.

En Puertas Metálicas Sánchez tenemos todo tipo de vallas metálicas. Visita ahora nuestra web y compra cualquiera de los tipos de vallas metálicas que tenemos en stock. Contacta con nosotros, ¡te asesoraremos y te realizaremos todo tipo de presupuestos!