Carretera de Barcelona 135‎, 08290 Cerdanyola del Vallés, Barcelona
info@puertas-metalicas.es

Los materiales para vallas más utilizados: pros y contras


materiales-para-vallas

La valla exterior de una vivienda debe ser tanto un elemento de seguridad como de protección de la privacidad ya que esas son sus funciones más importantes. La estética y la armonía con el diseño de la vivienda y el patio o jardín tras ella también es algo a valorar. La elección de materiales para vallas es esencial para que esta cumpla con dichos objetivos y además sea duradera. Conoce los pros y contras de los principales materiales empleados en la construcción de vallas exteriores y decide cuál es el más adecuado para tus intereses.

Vallas metálicas de hierro o acero galvanizado o zincado, materiales para vallas muy duraderos

Este tipo de vallas metálicas es muy duradero, resistente a los elementos y no necesita mantenimiento específico. Por ello es uno de los materiales para vallas más empleados tanto en zonas residenciales como en recintos comerciales, colectividades e incluso en áreas industriales. El galvanizado incrementa la resistencia y durabilidad del material, por lo que este tipo de vallas metálicas tienen una larga vida útil. Esto hace que la inversión inicial se amortice sobradamente a lo largo del tiempo.

Además se limpian bien y tienen un acabado estéticamente muy bonito. Por ello es uno de los materiales para vallas más populares. Puede tener diferentes acabados como el lacado o el zincado en plata o zincado en oro. Esto permite elegir el más adecuado para el estilo y gusto personal de cada uno.

Su resistencia y durabilidad hace que sea muy seguro. Tanto ante posibles intrusos, como elemento de protección, como para los residentes, ya que es estable y al no degradarse no existe el peligro de caída por deterioro del material. Su único contra es que puede resultar muy convencional, aunque cada vez hay más vallas de este tipo  con diseños modernos, originales y atrevidos. Un diseño de barrotes no mantiene la privacidad pero si eso es algo que te preocupa existen infinidad de diseños de vallas metálicas de este tipo planos que la mantienen al máximo y, de paso, dificultan la acción de malhechores.

Chapa perforada, un material para vallas resistente y seguro

La chapa perforada es otros de los materiales para vallas más interesantes para el usuario. Es muy resistente y por su diseño microperforado es muy seguro frente a intrusos, ya que impide trepar por la misma. Además muchas incluyen tornillos inviolables para reforzar la seguridad que proporciona este material para valla exterior.

Un perforado grande puede afectar a la privacidad pero un microperforado, además de suponer una mayor resistencia, permite mantener la privacidad de lo que ocurre al otro lado.

Vallas de aluminio, muy resistentes a la corrosión

Uno de los materiales para vallas que menos se degradan es el aluminio. Por ello se recomienda especialmente para ambientes costeros, expuestos al salitre, la lluvia y las defecaciones de aves marinas. Por contra, pesa muy poco y necesita un buen anclaje y refuerzos para ser resistente a los fuertes vientos y la acción de ladrones e intrusos.

Madera, un material en desuso por seguridad

La madera fue uno de los materiales para vallas más empleados durante décadas. Ofrecía un buen precio y un acabado cálido y acogedor. Pero está en desuso porque una valla exterior de este material no proporciona la seguridad frente a malhechores e intrusos necesaria en la actualidad en zonas residenciales, comerciales o industriales. Además requiere un mantenimiento periódico importante.

Aunque cada tipo de madera ofrece características propias diferenciadas todos tienen en común su fácil degradación. La lluvia, los insectos xilófagos, los roedores y otros elementos atacan a la integridad de la madera. Esto no solo supone un problema de seguridad frente a terceros sino también para el propio usuario, pues al degradarse podría caer sobre él. Además acorta mucho la vida útil de la valla. Por ello los distintos tipos de madera cada vez se tienen menos en cuenta como materiales para vallas de exterior.

PVC para vinilo, un material moderno y liviano

Otro de los materiales para vallas a valorar es el vinilo. Su principal ventaja es el precio y que es un material moderno y liviano, poco pesado y fácil de transportar, si vas a montar tu propia valla exterior.

Pero tiene contras importantes. El principal, su poca durabilidad, ya que se degrada con relativa facilidad por acción del sol, el frío y los cambios bruscos de temperatura resultando quebradizo. Algo que afecta a su integridad, suponiendo que se vuelva inseguro y acortando mucho su vida útil, por lo que al final el menor coste inicial se traduce en un mayor coste a largo plazo por la rápida necesidad de sustitución. Y no es resistene al vandalismo.

 

Estos son los principales materiales para vallas empleados en exteriores. Valora sus pros y contras para la elección de la valla exterior que necesitas. Es clave para una copra satisfactoria.