Carretera de Barcelona 135‎, 08290 Cerdanyola del Vallés, Barcelona
info@puertas-metalicas.es

Reparación de puertas automáticas: problemas más frecuentes


Las puertas metálicas son elementos resistentes y con una larga vida útil. Pero el uso diario continuado, la falta de mantenimiento adecuado y las malas prácticas de uso pueden provocar que sea necesaria la reparación de puertas automáticas. En algunos casos estas son reparaciones muy sencillas que puedes hacer tú mismo. Pero ante la duda lo mejor es contar con especialistas en la reparación de puertas que hagan un trabajo profesional. Descubre algunas soluciones para la reparación de puertas de garaje, viviendas, colectividades y comercio sencillas. Y recuerda que un mantenimiento profesional periódico alargará la vida útil de tu puerta y reducirá el riesgo de problemas.

Reparación de puertas automáticas, problemas más frecuentes y cómo solucionarlos

Las puertas automáticas modernas no suelen dar muchos problemas. Están fabricadas para durar. Tanto las puertas para garajes como las puertas automáticas para comercios cuentan con maquinaria preparada para un uso exigente. Pero en ocasiones y por diversas causas pueden surgir algunos contratiempos que afecten a su normal funcionamiento.

A continuación puedes leer los más frecuentes y también cómo actuar para solucionarlos. Al menos temporalmente. Ten siempre en cuenta que una reparación profesional y un mantenimiento adecuado son la mejor forma de dar una solución definitiva y evitar que el problema se repita.

Cómo afrontar la reparación de puertas automáticas cuando el motor no funciona

Aunque no es algo habitual, tampoco es extraño encontrarse con que el motor de una puerta automática no funciona. Esto no siempre quiere decir que está estropeado y debes encargar la reparación de la puerta. Antes es conveniente identificar el por qué de su falta de funcionamiento y verificar si es debido a algunas cuestiones sencillas de solucionar.

Para ello realiza las siguientes acciones:

  • Comprueba el sistema de alimentación del motor. Si no está recibiendo electricidad deberás comprobar si se ha saltado el diferencial del cuadro eléctrico. También puede ocurrir que se haya fundido un fusible que impida el paso de la electricidad. Verifícalo.
  • Examina los cables del motor. Si están dañados o fuera de su clema esta será la razón de la avería.
  • Asegúrate de que el emisor no ha perdido la señal ni se haya desprogramado.

Reparación de la puerta cuando la puerta chirría

No es una avería pero sí es muy molesto y de no solucionarse puede llegar a provocar una avería. Por ello si detectas que la puerta chirría al subir o bajar es el momento de actuar. Esta cuestión no necesita exactamente la reparación de puertas metálicas sino más bien actuaciones de mantenimiento.

Si vas a hacerlo tú mismo comienza limpiando la grasa y residuos acumulados en las piezas, rodamientos y las guías de la puerta. Después tendrás que volver a engrasarlos con un producto adecuado. Ten en cuenta que por seguridad si no sabes cómo actuar la decisión más inteligente es encargar el mantenimiento  y reparación de puertas metálicas a profesional. Además serán muy rápidos y cuidadosos con todos los materiales y piezas. Ellos saben cómo hacerlo de forma eficaz y certera.

Qué hacer si la puerta no abre o cierra completamente

Otro de los motivos más habituales de llamadas para la reparación de puertas metálicas es que estas no abren o no cierran del todo. Esto no solo se da en la reparación de puertas de garaje cuando son basculantes. También puede ocurrir en puertas abatibles, por ejemplo. Las razones pueden ser diversas. Entre las más frecuentes que la fotocélula no esté bien conectada o alineada. En ocasiones también ocurre que la señal no llega al cuadro de maniobras.

En ocasiones simplemente hay algo que hace tope e impide la normal apertura o cierre de la puerta. Puede ocurrir porque ha entrado suciedad como hojas secas, por un sabotaje o acción de cacos que busquen que la puerta quede abierta o porque esta ha pillado a una rama o algún objeto que hace tope, por ejemplo.

Reparación de puertas que no abren

Entre las razones para encargar la reparación de puertas automáticas está que estas no se abren o cierran. Además de por la ya mencionada falta de funcionamiento del motor esto puede deberse a otras cuestiones. Entre ellas, en el caso de las puertas basculantes, a una rotura o soltura de cadena. Es poco frecuente pero puede ocasionarse por un fuerte golpe. En el caso de la reparación de puertas de garaje puede darse cuando esta ha impactado sobre un vehículo que salía o entraba sin esperar a que estuviese detenida, entre otros motivos.

Estos consejos te ayudarán a ocuparte de la reparación de puertas automáticas proporcionándote una solución para salir del paso. No obstante ten presente que una reparación de puerta profesional y un buen mantenimiento son claves para su uso seguro y una vida útil más larga.