Carretera de Barcelona 135‎, 08290 Cerdanyola del Vallés, Barcelona
info@puertas-metalicas.es

¿Cuáles son las mejores puertas residenciales para tu hogar?


La elección de puertas residenciales para acceder desde la calle a jardines y patios debe hacerse teniendo en cuenta distintos aspectos. Hay diferentes cuestiones que se deben valorar detenidamente. Entre ellas, la estética, la seguridad, el precio en relación con la vida útil o su resistencia frente a la climatología y la posible acción de vándalos y delincuentes. Conocer las principales ventajas e inconvenientes de los distintos tipos de puertas residenciales te ayudará a tomar una buena decisión sobre la indicada para tu hogar.

¿Cuáles son las mejores puertas residenciales?

1. Puertas residenciales metálicas, seguras y duraderas

Puertas residenciales metálicas

Existen distintos tipos de puertas residenciales metálicas pero todas ellas comparten algunas características comunes. Entre ellas su buena resistencia y su durabilidad, lo que hace que sean muy seguras y tengan una larga vida útil. Esto supone que su relación calidad precio sea muy buena. Aunque lo ideal es valorar  por separado los tipos de puertas metálicas residenciales más populares. Y así ahondar en las principales ventajas y desventajas de cada uno de ellos.

Además de por su diseño, se pueden clasificar por el metal del que están hechas. Dependiendo del material con el que estén fabricadas disponen de otras ventajas o inconvenientes.

Así, las puertas de aluminio residenciales, por ejemplo, son muy ligeras.  Por ello resultan muy cómodas para viviendas de ancianos o personas con dificultades de movilidad. Además, si tienen mucho tiro ejercen poca presión en bisagras y  las columnas o muros que los sostengan.

Las puertas residenciales de acero son más pesadas. Pero, a cambio,  presentan una mejor resistencia frente a ataques vandálicos o delictivos. Son muy seguras y resistentes. Pueden ser acorazadas e incluso antiokupas, para zonas especialmente sensibles a estos problemas.

1.1 Puertas residenciales metálicas de una pieza desde el suelo

Puertas residenciales metalicas desde el suelo

Son robustas y de una pieza que va desde el suelo hasta una altura determinada. Esto hace que sean más resistentes y que permitan privacidad en el interior, dos grandes ventajas. Además, evitan que desde el interior puedan entrar roedores bajo ellas. También evitan que las mascotas de pequeño tamaño puedan escaparse al exterior reptando bajo ellas.

En cuanto a la seguridad también son muy interesantes por la dificultad para reventarlas. Son muy resistentes. Algunas de estas pueden ser acorazadas para una mayor seguridad.  De hecho cuando se habla de puertas de seguridad residenciales para exterior se suele referir a este tipo de puertas.

¿Sabías que este tipo de puertas residenciales también pueden ayudarte a proteger tu hogar de incendios exteriores? No disponen de resquicios por los que el fuego pueda pasar al interior.

Pero también cuentan con algunos inconvenientes. Ubicadas en una orientación muy soleada pueden absorber demasiado calor y resultar molestas al tacto, especialmente en verano. Y si eliges un diseño simple puede parecer aburrida y sin personalidad. Aunque afortunadamente hoy en día existen diseños de puertas metálicas residenciales en distintos estilos estéticamente muy atractivos.

1.2. Puertas residenciales metálicas perforadas

Generalmente están diseñadas para que desde el interior puedas ver el exterior, pero no a la inversa. Esto es muy importante para la seguridad de los moradores y para mantener su intimidad protegida frente a miradas indiscretas de delincuentes o vecinos.

Además, los diseños microperforados dan una sensación más liviana. Esto estéticamente resulta más agradable. Y todo sin afectar a su resistencia y durabilidad. Cuando se trata de puertas batientes de doble hoja o de una sola hoja ancha, su peso es más ligero que si fuera una plancha completa.

1.3. Puertas metálicas residenciales con apertura abajo

Puertas residenciales metálicas con apertura por abajo

Este tipo de puertas no llegan hasta el suelo sino que deja libre un espacio entre este y la parte inferior de la puerta. Sean de una o dos hojas. Si no tienes mascotas de pequeño tamaño, estas presentan una ventaja importante a las anteriormente mencionadas en zonas en las que se suelen sufrir gotas frías y lluvias intensas. Y es que permiten que el agua no se acumule en el interior del jardín, patio o acceso a la vivienda. Es algo a valorar porque te ayudará a mantener protegido tu hogar frente a las inclemencias meteorológicas.

2. Puertas de madera residenciales, bonitas pero delicadas

Las puertas de madera residenciales son estéticamente muy bonitas. Resultan acogedoras y cálidas, muy agradables al tacto y se integran bien en espacios naturales. Pero frente a esas ventajas estéticas presentan importantes inconvenientes funcionales. Especialmente en materias de seguridad.

¿Por qué motivo? Principalmente porque son más fáciles de sabotear que las metálicas. Y si son puertas de madera blindadas, su peso es muy grande, inviable en la práctica para puertas de gran tamaño. Y no suponen una protección frente al fuego.

Además, sufren mucho por la acción climática. Fenómenos con las nieblas, la lluvia o nieve, la humedad y la acción del sol, entre otras, deterioran la madera con rapidez, lo que afecta tanto a su estética como a su funcionalidad y resistencia.

3. Puertas residenciales de fibra de vidrio

Este tipo de puertas residenciales son una opción moderna, ligera y segura. Pero tienen una clara desventaja: son muy caras. Requieren un coste de adquisición muy alto, y esto las resta atractivo.

Las alternativas de este material de precio inferior presentan calidades bajas con mayor riesgo de grietas que acorten su vida útil.

4. Puertas de PVC residenciales

Las principales ventajas de este tipo de puertas residenciales es que no se degrada por fenómenos meteorológicos adversos y su resistencia a golpes y arañazos, aunque en caso de rotura esta no se puede reparar y generalmente se debe sustituir entera.

Pero presentan importantes inconvenientes. Están fabricadas con un material cuestionado por ser contaminante y al que se le atribuyen potenciales riesgos para la salud. Además, si son acorazadas su peso es muy grande y su precio muy alto.

Ahora que conoces los principales pros y contras de los distintos tipos de pertas residenciales, ya puedes hacerte una idea clara de cuál es el más indicado para tu hogar. Valora detenidamente las ventajas e inconvenientes que presentan las puertas residenciales metálicas, las puertas de madera residenciales y aquellas de PVC o fibra de vidrio y tendrás la respuesta a tus dudas.